Años pasaron desde la concepción de esta historia hasta su disparo de salida. Previos intentos, nada concluyentes, de su desarrollo.

Pasando por varios artistas conceptuales y al rededor de cuatro procesos de re-escritura, Violeta terminó en el congelador luego de no encontrar su cauce. Y vaya que se insistió repetidamente el llevar la idea a buen término. Llegando incluso a tener al reparto original de personajes a pleno para ser aprobados para producción.

Pero las lecturas finales del primer arco argumental no lograron convencer, lo que hizo que el equipo de creativos regresaran en espiral de tobogán hasta cuestionar las raíces mismas de todo… de todo, el proyecto. Así pues, es como terminan las cosas hasta el fondo del cajón de olvidos.

Nuevamente el proyecto parece tener oportunidad de demostrar que puede funcionar. Con un nuevo equipo creativo, y la pátina de la sabiduría que trae la experiencia (o la senectud) del argumentista original; esta nueva iteración promete salir avante o por lo menos dar cierre a la ambición del productor que no deja de mencionar lo bien que quedaría esta historia para el formato de webcomic.

El tiempo y algo de paciencia (…y una próxima sección de bitácora de trabajo) dirán cómo progresa la nueva intentona y si, después de todo, valía la pena tanto tiempo, capital, esfuerzo y este artículo.

Acerca de Jicuri

Sin comentarios

Se el primero en comenzar una conversación

Dejar una respuesta

  • (will not be published)